domingo, 25 de enero de 2009

Enganchados a Top Chef...

Quién lo iba a decir de mí... Yo, que siempre he sido la de "Tú cocinas que yo friego" (a sabiendas de que la gran mayoría de la gente odia fregar). Yo que era conocida por tener, sí o sí, unos Panninis esperándome en el congelador. Yo, que para hacer un plato medianamente elaborado tenía que armarme de toda mi paciencia y mis ganas para pasar el tiempo necesario en la cocina. Y es que ése ha sido siempre mi gran problema: odiaba perder demasiado tiempo entre fogones cocinando un plato que se comía en dos minutos... ¡Con lo fácil que ha sido siempre tirar de congelados! :D



... o de las tostas, en su defecto... anda que no es sencillo hacer una tosta! :b

Pero he de decir que, de un tiempo a esta parte, la cosa ha cambiado. Me viene ahora el recuerdo de que cuando me fui a Mallorca con El Nota en el fondo de la maleta me acompañaba un libraco que me habían regalado: "Un menú para cada día", se titulaba. Era el intento desesperado de una madre para que a su hija le diera por cocinar alguna vez algo diferente a pasta o arroz. Y aunque ese libro aún "crujía" al abrirlo de vuelta a Asturias por el poco uso que le había dado, afortunadamente hoy se puede decir casi lo contrario: ya hay unas cuantas recetas marcadas, bien por haber sido probadas o porque están a punto de serlo. Y puede que parte de la culpa la tenga el reality del que voy a hablar a continuación: Top Chef!!!





He aquí la página web oficial, para que os vayáis metiendo en materia: http://www.bravotv.com/Top_Chef/season/5/index.php



Pues bien, se trata de un reality norteamericano producido por la cadena Bravo TV que hasta ahora se emitía en el Canal Cocina de Digital+, y que ya va por la 5ª temporada en Estados Unidos (en España acaba de terminar la cuarta). La idea del programa es la que seguramente todos tendréis en mente: enfrentar entre sí a quince cocineros expertos (casi todos con su propio restaurante, vamos, que no llevan allí a cualquiera) poniéndoles diversas pruebas culinarias para coronar finalmente al mejor de ellos con el ansiado título de Top Chef. Y eso no es moco de pavo, os lo aseguro: ser Top Chef implica, además de ser considerado el nuevo talento en el mundo de la "gastronomía de élite", una serie de premios consistentes en 100.00 dólares para que el ganador inicie el proyecto que le dé la gana, la posibilidad de participar en la feria gastronómica Food&Wine Classic de Aspen, un artículo en la revista Food&Wine, un viaje gastronómico por los Alpes Franceses y una cocina de lujo. Y es que con estos premios, ¿quién no querría ser Top Chef??? :O




... sí, el del pelo ruaro quería ganar a toda costa... era un chef "elitista", de esos chulos chulos...

¿Y cuáles son las pruebas a las que les someten?, os preguntaréis. Bueno, como todo reality que se precie tiene diversos retos, incluído el de inmunidad y el reto de expulsión que cada semana manda a un concursante a casa. Los pocos programas que vimos El Nota y yo -cachis, pillamos la temporada casi al final!- incluían hacer un menú en parejas habiéndoseles dado unas palabras para inspirarles (imagináos: suavidad, naranja y picante) y viendo como improvisaban a partir de ahí; poner a unos niños de "pinches" para añadir un poco de lastre a la hora de elaborar los menús; o hacer una comida pensando en un picnic y teniendo en cuenta que los comensales iban a ser el público de un partido de béisbol... Todo eso teniendo en cuenta, por supuesto, la presentación, organización, originalidad, sabor, etc. y con la presión del tiempo encima. Me encantó, por ejemplo, la prueba en la que tuvieron que ir a hacer la compra para elaborar un menú y tenían que ir todos al mismo mercado y a la vez, con lo cual se quitaban los ingredientes unos a otros... Y cómo no, surgen las típicas rencillas, los comentarios en el "Confesionario" de "Éste lo hace mal", "¿Pero quién se cree que es Fulanito?", bla bla bla. Lo que viene a ser un reality show, sí... pero entretenido a más no poder! :)



... y aquí una foto de los tres finalistas! ...



Concluyendo: ¿por qué engancha tanto Top Chef, sobre todo a alguien tan poco cocinitas como yo? Será por su buen ritmo, que no deja momentos para el aburrimiento (no como Gran Hermano, donde NUNCA pasa nada y sólo se les ve sentados en el sofá); será por su originalidad, por los diferentes retos que les ponen cada semana -con cambios incluso mientras transcurre el reto, ya que... un cocinero tiene que estar preparado para cualquier imprevisto! -; será por lo divertido de las pruebas, por los cuchillos por la espalda (nunca mejor dicho, juas!) que se clavan unos a otros, con mosqueos entre los más "refinados" a la hora de cocinar y los de estilo más tradicional; será que por fin se puede ver un jurado de concurso con criterio, con veredictos que entienden hasta los no entendidos en cocina, con la ideas claras y con justicia a la hora de nominar (el jurado está compuesto por cocineros o profesionales del sector). Y vale, no es que vayas a aprender a cocinar viendo el concurso, ni mucho menos. Pero te abrirá los ojos al mundo de la cocina en general, podrás observar cómo trabajan los chefs, la velocidad que tienen a la hora de pensar y elaborar platos en un tiempo mínimo y cómo de cuatro ingredientes pueden salir unos manjares que quitan el hipo. Aviso para navegantes: no vean este concurso antes de comer o cenar, porque empezarán a salivar como perros de Pavlov. Comprobado está...


Y para acabar, aquí os dejo una foto de la ganadora de la cuarta temporada, la primera mujer que ha conseguido el título de Top Chef: Stephanie Izard. Sólo una recomendación: estén atentos al principio de la nueva temporada aquellos que tengáis el Canal Cocina. Os aseguro que el concurso no defrauda y que es adictivo a más no poder! Avisados quedan... ;)


... ¡La Number One de la cocina! ...

1 comentario:

Beatriz dijo...

Internessss, en internés tienes de todo!! y fácil... ánimo, a ver si continúa esa costumbre de cocinillas.
Saludos!